Google
Support independent publishing: buy this book on Lulu.

Wednesday, February 02, 2005

Juventud perenne=atemporalidad orgánica.



Los registros prehistóricos son concluyentes : la vida de un hombre promedio duraba por ese entonces entre 20-40 años (Crawford,1992). Lo que promovía estas vidas cortas eran enfermedades prevenibles: infecciosas y eco-ambientales. A inicios del siglo XX, gracias a mejoras en la salud pública, se fué prolongando la vida útil (la funcionante, la saludable), hasta llegar a los actuales 75 años del hombre y 80 de la mujer. Después de estas edades nuestros enemigos actuales son: el desgaste físico natural (enfermedades degenerativas), errores de copiado (mutaciones, cáncer), mengua de defensas naturales, accidentes cardio-cerebro-vasculares y ciertas infecciones geriátricas.

Es factible hoy en día empero, ver a personas que alcanzan los 90 o 100 años aunque no sea vida útil precisamente lo que exhiban.Este plus es consecuencia de los avances de la medicina científica y estilos de vida (ejercicios regulares, meditación, yoga). Sabemos hoy, que dietas macrobióticas, hipocalóricas y/o ricas en vegetales, al generar menos radicales libres promoverían extensiones de la vida. De otro lado la medicina cientifica ha comprobado que las inyecciones parenterales de hormona del crecimiento, a adultos incrementa su masa muscular y densidad ósea, a la par que inducen lipogénesis, permitiendo dotar de perfiles jóvenes a personas sometidas a este tratamiento. Métodos no exentos de riesgos : cáncer, diabetes (Katzum,2001:707-9).Aunque el perfeccionamiento de todo lo anterior prolongará (con seguridad), la vida más allá de los 100 años, la vida útil no parece dispuesta a avanzar al mismo ritmo, se está llegando a un limite.

La fisiología humana clásica nos ha enseñado que a partir de los 20 años, empieza a producirse un desgaste natural corporal programado, que parece girar sobre 2 ejes : a-errores de copiado (mutaciones)como consecuencia de la génesis diaria de millones de copias (células), algunas de las cuales al tornarse predominantes devienen en cánceres. y b- a que los genes están programados para mantener y reparar tejidos del hombre, solo mientras éste posea capacidad reproductiva óptima.Cuando esta empieza a disminuir a partir de los 20 años, el individuo queda expuesto a los efectos deletéreos de los medios ambientes interno y externo. La selección natural privilegia la emergencia de genes protectores de juventud perenne durante la época reproductiva óptima, desatendiéndose de esta función cuando ésta mengua (Rose,2000:59-65,Westendorp and Kirkwood,1998:743-46).

De esto resulta que la prolongación de la vida útil, urge de aproximaciones distintas, alternas, creativas.Lo que nos diferencia de nuestro antecesor más cercano, el chimpancé es poco:1,5% de diferencias genéticas(Gibbons,1998:1432-34). Esta porción enana ha promovido en los humanos una adolescencia prolongada :15 años en promedio, contra los 4, de nuestro primo más cercano y, un cerebro 3 veces más pesado. La ruta más adecuada para prolongar la vida útil sería entonces : detener la niñéz o adolescencia (atemporalidad orgánica). Las pautas al logro de esta meta la darían las investigaciones fisiológicas hormonales (y, otras), de la moderna medicina cientifica. Tendriamos entonces niños sabios de 500 años y adolescentes de 700 años, a cierto costo claro: la descendencia sexual estaría restringida. Solo podrían reproducirse por clonación (con los riesgos que ello implica : desaparición de la especie por algun virus intercurrente). Si deseasen morir simplemente desactivarian sus modos de mantenimiento hormonal infantil o, juvenil. Algunos no necesitarían tal desactivacion, ya que con el tiempo sus genomas serían modificados espontáneamente, merced a la abundancia de espacios génicos reemplazables (genes basura).

Si juventud orgánica humana tiene que ver con mantenimiento y reparación celular, ésta en última instancia depende del sistema energético que la sustenta. Las células procariotas emplearon sistemas metabólicos primitivos que fijaban nitrógeno, hidrógeno del H2S u, otros elementos inorgánicos, la mayoría de ellos enclaustrados en ambientes anaeróbicos generadores de 2 moléculas de ATP. El incremento del oxígeno posibilitó cambios. Los sistemas aeróbicos actuales proporcionan 34 moléculas de ATP, por molécula de glucosa utilizada (Knoll,1991:68-70).Todo un avance.

Este no obstante, no es un sistema perfecto, el oxígeno genera radicales tóxicos.Generar individuos de más de 500 años de edad, implica crear sustratos alternos o reemplazo de la glucosa como fuente energética. Lo ideal es la utilización directa de los electrones solares, sin intermediarios, en la captación y emisión de energía, vía adminículos nanotécnicos semejantes a cloroplastos, implantados en :hígado, riñón, músculos, cerebros,etc, coadyuvando y prolongando la vida útil, más allá de lo imaginado.

Referencias bibliográficas

1-Crawford,H Michael.1992.Antropología básica de los indios americanos.Editorial MAPFRE, Madrid.2-Katzum, G. Bertram. 2001.Farmacología básica y clínica.Ediciones:Manual Moderno, México-Bogotá. 3-Rose, R. Michael.2000: ¿Podemos retardar el envejecimeinto?. Investigación y Ciencia. :59-65.4-Westendorp, GJ, Rudi and Kirkwood , BL, Thomas.1998. Human longevity at the cost of reproductive success.Nature. 396 :743-6. 5-Gibbons, Ann.1998. Which of our genes make us Humans?. Science.281:1432-34. 6-Haldane, JBS.1986. La evolución del Hombre:Pasado y futuro.En Ideas que hicieron nuestro tiempo.Hyspamérica Ediciones.Buenos aires. 7-Knoll,H.Andrew. End of the Proterozoic Eon.Scientific American. 265 (10):64-73.

Labels: